22 JUN
Ventajas de aprender programación y robótica a temprana edad

Ventajas de aprender programación y robótica a temprana edad

Indudablemente es un hecho que la educación está cambiando, aún más dado la crisis sanitaria mundial debido al COVID-19, y también porque el mercado laboral demanda una educación diferente. Es precisamente por eso que en Cartagena International School nos enfocamos en dirigir la educación a otro nivel, dejando de lado conceptos que ya son obsoletos, y enfocándonos en desarrollar la creatividad, comunicación, colaboración y pensamiento crítico de nuestros estudiantes.

Es así como nuestro currículo incluye  dos clases innovadoras, Programación y Robótica, en aras de crear educación relevante al presente y futuro de los estudiantes, fortaleciendo sus capacidades y habilidades. Estos cursos son perfectos para complementar la enseñanza debido a las ventajas y beneficios que aportan a los alumnos.

Ventajas: Lógica, abstracción, razonamiento, resolución de problemas

La robótica y programación fomentan la imaginación de futuros hipotéticos, el razonamiento, la lógica, entre otros factores, lo que ayuda a afrontar la resolución de problemas y el modo en que nos enfrentamos a ellos. Con cada nuevo avance, se mejora la autoestima del alumno y es él mismo quien se prepara, gracias a demostrarse sus propias habilidades, a superar la frustración.

Así mismo, sucede de manera colaborativa, lejos de centrarse en el individuo, estas áreas fomentan la colaboración y los entornos participativos gracias a las muchas materias que conforman cualquier actividad relacionada.

 

La robótica y programación como diversión, pero también como aprendizaje

Los niños nacen siendo científicos en potencia, con una elevada curiosidad por el mundo que los rodea, es por eso que aprender robótica y programación es una alternativa lúdica a tener en cuenta, ya que supone un cambio de paradigma al estudio clásico. El alumno, en lugar de ser oyente en una clase, pasa a ser el protagonista de un juego de construcción mediante el que da rienda suelta a su creatividad, mientras trabaja en su comprensión sobre la tecnología.

 

Robótica y programación como preparación para el futuro

1 de cada 5 niños que actualmente entran a la primaria, tendrán un trabajo que hoy no conocemos y, dado que el 50% de los trabajos que sí conocemos están en riesgo de desaparecer por la tecnología y la automatización, los nuevos trabajos del futuro demandarán formación y aprendizaje constante que determina para los ciclos educativos la necesidad de incorporar procesos académicos por competencias y habilidades centradas en ‘aprender a aprender’ para afrontar el cambio que caracteriza el trabajo del futuro.

En un informe publicado por el Foro Económico Mundial, llamado “Future of Jobs 2018” indicaba que debido a los avances tecnológicos, “en 2025 el 29% de las tareas laborales serán realizadas por una máquina, esto significaría la pérdida de 75 millones de empleos. Pero sugiere que esta misma tecnología dará vida a más de 133 millones de nuevos roles de trabajo, con lo que se generarán 58 millones de nuevos empleos.”

Por lo que se calcula que  “el 54% de todos los empleados necesitarán formación en nuevas habilidades durante los próximos cinco años, se trataría de capacitación centrada en internet móvil de alta velocidad, inteligencia artificial, análisis de big data (…).”

El objetivo de enseñarles estas habilidades a los niños es para darles las herramientas necesarias que los ayudarán a desenvolverse en un mundo digital que avanza a pasos agigantados.

Hoy día un niño sabe más de programación que un adulto y logra aprender diversos temas al mismo tiempo; necesita comprender de un modo intuitivo conceptos como velocidad y trayectoria (física), así como potencia (mecánica) para que su robot avance, o el modo de hacer que no se caiga cuando llegue al extremo (programación)…

Así pues, la misión del colegio es preparar a cada estudiante para la vida, creemos que su potencial es infinito y por eso nuestro deber es potenciar sus habilidades para que se apropien de su presente y futuro, para que se conviertan en emprendedores que agregan valor y aportan al cambio de su sociedad, que interactúan fácil y eficazmente con su entorno, y al mismo tiempo son prácticos y propositivos.