11 JUL
Ejercicios para afianzar la confianza entre padres e hijos

Ejercicios para afianzar la confianza entre padres e hijos

Las relaciones entre padres e hijos —como todas las relaciones—tienen altibajos, peleas y momentos confusos, especialmente en el tiempo donde los hijos aún son niños y adolescentes, pero eso vital trabajar para sobrellevar estas situaciones y reducir la frecuencia con la que ocurren.

En el Cartagena International School creemos en que la familia y las relaciones dentro de ésta, deben tener por base valores como el amor, la confianza, la honestidad y la lealtad, por eso en esta ocasión queremos compartir con ustedes algunos ejercicios para afianzar la confianza entre padres e hijos.

Las cartas y el diálogo sobre la mesa

La confianza está construida por la sinceridad y la comunicación, por eso el primer ejercicio que proponemos es tener un momento de diálogo la semana sobre cosas que gustaron y cosas que disgustaron de cada quien, compartiendo motivos, argumentos y propuestas de mejora, de esta manera la comunicación será constante y asertiva.

La caracola de la paz

Como seres humanos todos cometemos errores, pero a la hora de estar en una discusión muchas veces nos sesga el orgullo y creemos que la solución es gritar y no escuchar al otro, para estas situaciones proponemos que cuando surja una discusión utilicen un objeto para dar la palabra. De esta manera todas las partes darán sus argumentos y se llegar más sanamente a una solución sin necesidad de
gritos y peleas.

Sistema de puntos, a mayor responsabilidad más confianza.

A medida que los niños van creciendo van exigiendo más confianza de parte de los padres, para que estos les permitan cosas como salir solos, invitar amigos a casa, tomar prestado el coche, entre otros. Pero es importante que los chicos entiendan que según la responsabilidad que demuestren será la confianza depositada en ellos, por eso proponemos un sistema de puntos, donde los niños cuando realicen una tarea de manera adecuada y responsable desbloqueen nuevos permisos, eso sí siempre acordes a su edad.