31 JUL
13 años haciendo historia en la educación

13 años haciendo historia en la educación

Imagina que los sueños de tu niñez, los veas hechos realidad ahora, en tu edad adulta. Genial, ¿cierto?

Todos nosotros cuando aún éramos niños, esbozamos un mapa de sueños, anhelos y deseos. “Construir el puente más grande del mundo”, “viajar al espacio en un cohete”, “Ser el CEO de una de las mejores compañía del mundo”, “Impactar a todos con mi voz”, “Crear ideas, planes y proyectos que cambien la sociedad”, “Hacer o escribir cosas extraordinarias”, algunos de esos hoy son realidad, otros se quedaron en el olvido, pero, de todos ellos, los más fascinantes son aquellos que seguimos construyendo paso a paso, día a día, con todo nuestro amor y esfuerzo.

De uno de esos sueños te vamos a hablar hoy.

Hace muchos años tres jóvenes cartageneras se reunieron con una idea que lo cambiaría todo, revolucionar la forma de educar a niños, adolescentes y jóvenes en Cartagena. Su meta parecía lejana, y en momentos inalcanzable. Las horas de trabajo fueron largas, las lágrimas salieron a flote e, incluso, en algunos pequeños momentos pensaron que tal vez era mejor dejar a otra persona todo aquello por lo cual habían estado trabajando.

En el camino, dejaron de ser tres y fueron solo dos, las cuales decidieron afrontar diversas responsabilidades que impulsarían su proyecto de vida hasta convertirlo en lo que hoy es Cartagena International School. 23 años después del primer salón de clases que inauguraron, comenzaron la construcción de un colegio que, en definitiva, impactaría la forma de comprender los procesos educativos en esta ciudad.

En tan solo 6 meses estaban iniciando desde cero, con nueva infraestructura, nuevos estudiantes y una nueva comunidad académica. Así, desde el año 2007 se abrieron las puertas. Han pasado 13 años, en los que ha quedado demostrado que los grandes sueños se cumplen cuando hay una visión definida, capacidades llevadas a su máximo potencial y pasión que logra ver en las dificultades la oportunidad de impactar a muchos otros con su voz.

Pensando en ello, hemos querido contarte cómo en tan solo 13 años nos hemos convertido en una institución que representa la relación que debe existir entre la educación, la neurociencia, la tecnología, el emprendimiento y las habilidades necesarias para el Siglo XXI.

  1. Escoger una metodología de trabajo que logre entender las necesidades de nuestra comunidad educativa. Recordemos que la educación, en las instituciones públicas y/o privadas se lleva a cabo, tradicionalmente, bajo un solo modelo de aprendizaje. Ante ello, nos hicimos la pregunta, ¿qué sucede con todos aquellos niños, adolescentes y jóvenes que no aprenden de la misma forma? Sencillo, no alcanzan su propio potencial. Tener definida nuestra problemática nos impulsó a tener una metodología innovadora.
  2. Entender que el futuro de nuestros estudiantes va a ser diferente al presente en el cual vivimos. Muchos de nosotros crecimos en una época donde tener un computador en casa era inesperado, y tener un celular era solo una historia de ciencia ficción. Hoy, eso no es así. Nuestros niños, adolescentes y jóvenes han vivido y vivirán las mayores transformaciones tecnológicas, sociales y culturales; prepararlos para ese futuro es nuestra prioridad.
  3. El éxito que perdura en el tiempo es aquel que va ligado a líderes integralmente exitosos. Estar preparado para el futuro, a pesar de lo cambiante que este pueda ser, es tener desarrolladas ciertas habilidades blandas que le permitan al joven, y al adulto, reconocer los tiempos, las problemáticas y las posibles soluciones que esta pueda tener. Para lograr eso, hemos impulsado desde nuestro contenido curricular, clases en desarrollo tecnológico y emprendimiento, que les permiten a ellos ser gestores de su aprendizaje mientras desarrollan la creatividad, el pensamiento lógico-racional, la resolución de problemas, la colaboración, el pensamiento crítico, el trabajo en equipo, entre muchas otros.
  4. Es necesario ser buenos administradores: tener inteligencia financiera no es una opción. Tener ingresos es bueno, pero saber cómo y dónde utilizarlos, va a conducir a un éxito duradero con el paso de los años. Enseñarles desde pequeños a los estudiantes, la importancia de ser buenos administradores los ha de catapultar a organizar financieramente su vida, y tener la capacidad de convertir lo poco en mucho. Por lo anterior, desde preescolar, nos enfocamos en impulsar este tipo de conocimientos en cada uno de ellos.
  5. Piensa global, no local. Por último, pero no menos importante, te queremos resaltar que siempre debemos pensar en lo global aunque nuestra compañía sea local. Pensar, soñar y plantearse grandes sueños necesita, así mismo, una educación con respecto a ello. Nuestra meta es formar a ciudadanos globales, para los que el idioma y los límites geográficos no sea un impedimento en el camino a alcanzar su máximo potencial.

De este modo, teniendo en cuenta cada aspecto que te mencionamos aquí arriba, comprendimos que los inicios pequeños solo son muestra de que existe un camino mucho más grande para impactar a muchas más vidas.

Hoy, 13 años después, siendo más de 600 corazones con el mismo latir, estamos agradecidos por todo lo que Dios ha puesto en nuestras manos, agradecemos el esfuerzo de cada padre y de cada persona que hace parte de nuestro equipo de trabajo, pero ante todo, queremos agradecerte a ti. A ti que estás viendo lo que nosotros un día vimos, y deseas todo esto y mucho más para los tuyos.

Nuestra meta es seguir creciendo, y la tuya, ¿cuál es? Te esperamos.